Mi Tarot Femenino VII: El Diablo

Avanzamos con nuestras Arcanas trayendo en esta ocasión una figura ya conocida en el Blog. Figura estigmatizada y malinterpretada por el saber colectivo, El Diablo tiene mucho que decirnos.

La imagen muestra un demonio hermafrodita que, mirando descaradamente al frente y saludando con una sonrisa, sujeta una espada sin mango en su mano izquierda. Dos diablillos con cuernos se sitúa a ambos lados, unidos por una cuerda que llevan atada al cuello.

 

La energía sexual

Este personaje habla del aspecto sexual del individuo, en tanto que instinto, necesidades primarias, instinto de supervivencia. Es el ponerse a prueba una vez hemos decidido desde Los Enamorados y hemos sublimado lo que no dominábamos desde La Fuerza.

La espada que porta en su mano no tiene mango, de hecho, la agarra desde el filo. No la usa para defenderse, es más, se está cortando con ella. El Diablo asume riesgos así como las consecuencias de sus actos. El hecho de ser visceral no le impide ser coherente consigo mismo. De esta manera, el único perjudicado o beneficiado de sus actos es realmente él mismo.

La energía sexual y de acción primigenia nacen del chakra raíz, teniendo un carácter muy terrenal, sin restar por ello ni la importancia ni la espiritualidad de las mismas. Somos seres de luz, pero también seres físicos. Es tan importante saber elevarse como enraizarse

 

El poder de lo instintivo

Los dos acompañantes atados representan el hecho de atarse a los instintos sin dar paso a la razón, por eso tienen las manos atadas. Es necesario dejarse sentir y no ponerle mente a todo lo que accionamos o vivenciamos, pero no podemos entregar nuestra cabeza porque es uno de nuestros centros de poder. Podemos dejarla reposar sin entregarla, frenando la acción creativa de las manos y la de movimiento de los pies, para centrarnos exclusivamente en nuestro interior. Para ello, te invito a meditar con el Arcano de El Colgado.

 

 

La Sombra

La parte femenina del Diablo nos recuerda inevitablemente a La Diosa Incomprendida, pero no olvidemos que es hermafrodita, por lo que alude  a la sombra tanto de lo femenino como de lo masculino. Es la destrucción de Shiva, de Exú, de Lilith y de Pombagira. Es aquéllo que no mostramos, que no nos permitimos ver, que ocultamos, pero que forma parte de nosotras de manera inevitable y necesaria, porque somos luz y sombra al mismo tiempo, y es tan virtuoso reconocer una polaridad como la otra.

De hecho, los acompañantes del diablo son de ambos sexos, pudiendo mostrar también la dependencia de nuestras polaridades a la fusión perfecta de ambas en nosotras. ¿Y cómo conseguimos esta unión? Venerando nuestra Sexualidad Sagrada.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.