Dismenorrea: Mi propio autorrechazo

Vamos a conocer otro desajuste menstrual que, como ya sabemos, afecta nuestro campo emocional e influye en nuestra trama inconsciente más de lo que pensamos. En esta ocasión vamos a hablar de dismenorrea, un desajuste doloroso pero que una vez desbloqueado puede ser muy liberador.

¿Qué es la dismenorrea?

La dismenorrea es un dolor abdominal intenso que aparece justo antes o al inicio de la menstruación, siendo de corta duración (unas 24 horas, el primer día de sangrado). Dentro de la dismenorrea podemos hablar de una primaria, asociada al dolor previo al sangrado que tiende a desaparecer tras el primer día de ciclo, y una secundaria que implica un dolor más continuo y pesado. Su aparición puede  ocurrir hasta una semana antes del sangrado y acompañar a la Mujer durante todo el mismo, intensificándose el dolor en casos más extremos. En el caso de una dismenorrea secundaria, es importante plantearse la existencia de otro síntoma como miomas o endometriosis.

 

 

El mensaje de la dismenorrea

Las fases oscuras de la Luna se ven reflejadas en La Hechicera y en La Bruja, que nos invitan a la introspección, a la catarsis y la liberación. Es el momento de abrazarnos con nuestra sombra, como hacemos en la Meditación Estacional de Invierno. Es muy fácil conectar aquí con el dolor, con la culpa, con el miedo y con la necesidad de castigo. Si la menstruación supone un acto de amor porque entregamos nuestra creación, nuestro proyecto, nuestro sueño, ¿por qué la parimos desde el dolor y el sufrimiento?

La dismenorrea nos habla de rechazo, tanto a nuestra imagen como Mujer como a las normas socioculturales que nos discriminan por serlo. No me siento capaz de aceptar el rol femenino que el patriarcado me ha asignado.

Se puede dar en Mujeres que vivieron en su casa diferencias de atención entre ellas y sus hermanos varones, o que las obligaron a actuar como niñas femeninas eligiéndole los juguetes con los que podía jugar y los vestidos que debía ponerse. La sexualidad suele ser o fue en algún momento de sus vidas un tabú al igual que la menstruación, siendo el recuerdo de la menarquía doloroso o desagradable.

Me acepto y me abrazo

La dismenorrea se sana trabajando el amor  hacia el propio cuerpo. Para ello, debemos encontrar con Terapia Menstrual qué dolor emocional está detrás del dolor físico, qué memorias traumáticas trae al presente la dismenorrea. Qué supone enfrentarme a mi sombra, y qué es aquello que considero tan malo de mí que no me permite perdonarme. 

Extiendo ese amor hacia mi imagen. Observo si estoy conforme con ella, si me siento identificada con la Mujer que se me refleja en el espejo, si tengo algo en ella que no reconozca como mío (por ejemplo, sigo usando este color en la ropa porque le gustaba a mi madre). 

Presto atención a mis relaciones, a si busco compañer@s que me traigan sufrimiento, si tengo tendencia al sacrificio y por qué. 

Es interesante sanar las memorias familiares y realizar un trabajo de sanación con los ancestros con técnicas como meditación y Theta Healing.

 

 

Te mereces vivir tu ciclicidad menstrual de manera consciente y en armonía, te lo mereces por el simple hecho de ser Mujer: de ser la Mujer que siempre quisiste ser, que no es otra que la mejor versión de ti misma.

 

Endometriosis: mi miedo a concebir

¿Sabes qué es la endometriosis?

La endometriosis es una de las enfermedades femeninas más típicas, que consiste en la generación de endometrio, el tejido uterino que alberga al feto durante el embarazo, fuera del útero. Éste se genera durante el ciclo menstrual y, si el óvulo no es fecundado, se expulsa junto a él durante la menstruación. Por eso perdemos tanta sangre, porque expulsamos  todo el entorno que el útero ha preparado para acoger al feto durante nueve meses.

El tejido endometrial que provoca la endometriosis suele albergarse en los ovarios, o en las trompas de falopio, incluso se han registrado casos en los que el tejido viaja hasta el abdomen. Este endometrio forma una especie de útero que albergará el óvulo una vez que se desprenda de los ovarios, por lo que si la mujer mantiene relaciones sexuales con eyaculación intravaginal este óvulo puede ser fecundado antes de llegar al útero, porque ha sido acogido por el tejido endometrial externo.

Por supuesto, este embarazo no saldrá adelante, porque este falso útero no reúne las condiciones del útero real, no va a alimentar al feto ni lo va a mantener a la temperatura que necesita, por lo que el aborto será evidente. No tratar la endometriosis puede suponer problemas de infertilidad.

 

Nuestro primer hogar

A nivel de relación entre síntomas y enfermedades, como trabajamos en Terapia Menstrual, el útero representa el hogar, ya que es el primero que tenemos cuando llegamos a la vida. La portadora de nuestro primer hogar es Mamá, por lo que también se relaciona con ella, tanto la madre física como la emocional, o incluso nuestra capacidad de maternar, de ser madres de otros o de nosotras mismas. Ya conoces muy bien la importancia que le damos al Útero, cómo guarda nuestras memorias ancestrales y nos conecta con nuestra energía sagrada femenina. ¿Por qué necesita entonces una mujer tener dos úteros?

La endometriosis nos indica que la mujer tiene miedo a concebir, concretamente al parto. Suelen desear ser madres, pero hay una creencia de que el parto duele, o que parir es peligroso. ¿Qué supone el parto? Expulsar al bebé del cuerpo, de la misma manera que expulsamos la sangre menstrual, los residuos del embarazo no producido. Parimos igualmente. Hay una separación entre la madre que alberga el fruto en su vientre y el propio fruto que se separa de su primer hogar para alcanzar, en primer lugar y antes que nada, su independencia física. Al parir, al soltar, la mujer se libera, la mujer deja ir. ¿Hay acaso un miedo al desapego? ¿De qué o de quién no me quiero separar?

 

Todo lo que concibo fuera de mi útero refleja mi sentimiento de impotencia

 

Si el miedo de esa mujer es cuando se posiciona como madre, podemos encontrarnos con casos como inestabilidad económica o falta de techo propio. Por ejemplo, una mujer que se queda embarazada y sabe que no va a poder mantener a su hijo, o que no tiene casa física y vive con sus padres o con sus suegros, e incluso que no tiene hogar, porque puede tener casa pero su pareja no está nunca. Como portadora del útero, ella crea el primer hogar de su bebé, y lo que tiene para ofrecerle no es suficiente, por eso crea inconscientemente una representación de ese espacio yermo que el bebé tendrá cuando nazca: el falso útero.

También puede existir un rechazo inconsciente a la maternidad, quizás esta mujer piense que no quiere ser madre. Sin embargo, tiene dos úteros. Es posible por tanto que ella crea que no desea ser madre, cuando en realidad lo que hay es un miedo inconsciente a serlo. ¿Piensa esta mujer que no será una buena madre? Sería interesante averiguar qué relación tiene o tuvo con su madre física o de crianza, cómo fue su embarazo y concepción, y llegar así a la raíz de este miedo que le impide ser lo que ella quiere ser.

 

Luna Llena Ausente

La mujer que se bloquea su capacidad de concebir cuando desea tener hijos está bloqueando también el arquetipo de La Madre, por lo que el ciclo menstrual tampoco fluye de manera armoniosa. Síntoma de aviso de endometriosis puede ser por tanto dolores menstruales intensos, igual que dolores en el abdomen o a la hora de ir al baño.

También al bloquear este arquetipo nos perdemos todo lo que nos aporta: sentir y expresarnos con el amor, conectarnos con nuestra belleza interior y exterior, nos afectará a nuestras relaciones con el entorno, nos costará darle forma a nuestros proyectos y hacerlos crecer. Tendremos una Madre tibia e incluso ausente.

Es muy importante ponerse en manos de un@ ginecólog@ para resolver el problema físico, y acompañarlo de terapia para conocer los bloqueos emocionales y las creencias limitantes para paliar esta infertilidad y poder concedernos el deseo de ser quienes queremos ser: Mamás.

Imagen hermosa extraída de aquí