Dismenorrea: Mi propio autorrechazo

Vamos a conocer otro desajuste menstrual que, como ya sabemos, afecta nuestro campo emocional e influye en nuestra trama inconsciente más de lo que pensamos. En esta ocasión vamos a hablar de dismenorrea, un desajuste doloroso pero que una vez desbloqueado puede ser muy liberador.

¿Qué es la dismenorrea?

La dismenorrea es un dolor abdominal intenso que aparece justo antes o al inicio de la menstruación, siendo de corta duración (unas 24 horas, el primer día de sangrado). Dentro de la dismenorrea podemos hablar de una primaria, asociada al dolor previo al sangrado que tiende a desaparecer tras el primer día de ciclo, y una secundaria que implica un dolor más continuo y pesado. Su aparición puede  ocurrir hasta una semana antes del sangrado y acompañar a la Mujer durante todo el mismo, intensificándose el dolor en casos más extremos. En el caso de una dismenorrea secundaria, es importante plantearse la existencia de otro síntoma como miomas o endometriosis.

 

 

El mensaje de la dismenorrea

Las fases oscuras de la Luna se ven reflejadas en La Hechicera y en La Bruja, que nos invitan a la introspección, a la catarsis y la liberación. Es el momento de abrazarnos con nuestra sombra, como hacemos en la Meditación Estacional de Invierno. Es muy fácil conectar aquí con el dolor, con la culpa, con el miedo y con la necesidad de castigo. Si la menstruación supone un acto de amor porque entregamos nuestra creación, nuestro proyecto, nuestro sueño, ¿por qué la parimos desde el dolor y el sufrimiento?

La dismenorrea nos habla de rechazo, tanto a nuestra imagen como Mujer como a las normas socioculturales que nos discriminan por serlo. No me siento capaz de aceptar el rol femenino que el patriarcado me ha asignado.

Se puede dar en Mujeres que vivieron en su casa diferencias de atención entre ellas y sus hermanos varones, o que las obligaron a actuar como niñas femeninas eligiéndole los juguetes con los que podía jugar y los vestidos que debía ponerse. La sexualidad suele ser o fue en algún momento de sus vidas un tabú al igual que la menstruación, siendo el recuerdo de la menarquía doloroso o desagradable.

Me acepto y me abrazo

La dismenorrea se sana trabajando el amor  hacia el propio cuerpo. Para ello, debemos encontrar con Terapia Menstrual qué dolor emocional está detrás del dolor físico, qué memorias traumáticas trae al presente la dismenorrea. Qué supone enfrentarme a mi sombra, y qué es aquello que considero tan malo de mí que no me permite perdonarme. 

Extiendo ese amor hacia mi imagen. Observo si estoy conforme con ella, si me siento identificada con la Mujer que se me refleja en el espejo, si tengo algo en ella que no reconozca como mío (por ejemplo, sigo usando este color en la ropa porque le gustaba a mi madre). 

Presto atención a mis relaciones, a si busco compañer@s que me traigan sufrimiento, si tengo tendencia al sacrificio y por qué. 

Es interesante sanar las memorias familiares y realizar un trabajo de sanación con los ancestros con técnicas como meditación y Theta Healing.

 

 

Te mereces vivir tu ciclicidad menstrual de manera consciente y en armonía, te lo mereces por el simple hecho de ser Mujer: de ser la Mujer que siempre quisiste ser, que no es otra que la mejor versión de ti misma.

 

Mi Tarot Femenino V: La Fuerza

Seguimos avanzando por las Arcanas y llegamos a La Fuerza, el símbolo del autodominio y el poder sobre una misma.  La protagonista, que porta un sombrero con forma de infinito, evocando a la sabiduría del Universo, le abre las fauces a un león al que tiene sometido. No vemos agresividad en su acto, más bien una tensión en calma, pues la fuerza que utiliza no es ni física no visceral, es emocional.

 

 

La tranquilidad de saber que puedo

La Mujer que sostiene las fauces que pueden hacerle daño representa el conocimiento de sí misma y también el de su entorno, y el poder que da esta información para moverse con seguridad y soltura. Su forma de controlar el peligro es mediante la doma. En vez de enfrentarme a él, lo enfrento y lo convierto en mi propiedad: las fauces ahora son mías y solo se cerrarán cuando así yo lo decida.

 

¿Y qué es lo que domina La Fuerza? 

Todas esas características que alejan a la persona con autodominio de su senda, a saber: la vanidad, el orgullo, o la altivez. Todo aquello que la lleve a observarse de una manera subjetiva, partiendo de un juicio egocéntrico y no holístico.

El León representa nuestra sombra, y la Arcana es un símbolo de cómo nos enfrentamos a ella. La integramos conociéndola y plantándole cara, aceptando que la tenemos y aprendiendo a vivir con ella. En algún momento habrá que soltarle las fauces al León, pero habremos aprendido a defendernos de algún ataque que nos pueda hacer porque la conoceremos a la perfección.

 

 

Al igual que La Justicia, es otra de las Virtudes Cardinales, referente a vencer el temor desde la actitud del ánimo y no desde la acción física.  Pese a ello, imágenes representativas serían Hércules y Sansón, que tienen como atributo al león, símbolo del valor. Podríamos hablar en estos casos que la fuerza físíca de ambos representaba la fuerza moral y que, en algún momento de sus historias, pierden el control sobre la misma y ello desencadena el caos.

También encontramos en la Mitología griega a la ninfa Cirene, de quien se enamoró Apolo al verla luchar cuerpo a cuerpo con un león.

Hermosa imagen extraída de aquí

¿Y tú, cómo integras el autodominio y la auto observación objetiva en tu vida?

La poética del parto

Fíjate qué curioso: pasamos nuestros primeros nueve meses de existencia en el vientre de mamá. Allí nos convocan cuando nos crean y en ese mismo espacio de calor y protección empezamos a tomar forma. Una vez que estemos preparadas para salir al mundo, mamá nos acompañará  a la puerta de salida mediante el parto. Años más tarde lo volverá a hacer, cuando seamos adultas y podamos hacernos cargo de nosotras mismas.

La separación

Cuando se produce un parto, el bebé llora desconsoladamente mientras la madre grita de dolor como culminación a horas previas de dilatación y contracciones. Si está el padre presente, agarra la mano de la parturienta o, como muestran en algunas películas, se desmaya. Hay mucha sangre, cuidados máximos para que el recibimiento del bebé sea perfecto, y una vez que se corta el cordón umbilical, la madre cae rendida de agotamiento en la cama. ¿De verdad que esa experiencia de dolor, gritos, sangre por doquier y llantos nos deja un recuerdo hermoso y maravilloso?

El parto supone a nivel emocional una experiencia traumática de separación entre la mujer y el ser que se ha formado dentro de ella. El útero ha creado un hogar seguro y acogedor para este pequeño ser, pero llega un momento en el que la naturaleza obliga a que el hijo abandone el primer hogar materno y se enfrente al mundo como individuo independiente.

 

 

 

El Proyecto Sentido

Forma parte de la poética del parto cómo se presenta el bebé al mundo: de nalgas, con el cordón umbilical  enrollado en el cuello, o incluso si nace rápido, si se hace esperar, si es prematuro, o si precisa cesárea. El bebé también se manifiesta  y muestra con su llegada lo que dicen sus memorias. Quizás sus padres esperaban un sexo diferente al que este bebé trae, o está evocando la idea de aborto que se planteó la madre en algún momento, o el miedo «a lo que se viene encima» de unos padres primerizos. Estas ideas forman parte del Proyecto Sentido, término que define las memorias psicoemocionales del bebé desde antes de su concepción hasta aproximadamente los tres años de edad. Las circunstancias de sus padres, sus creencias sobre la paternidad, las preocupaciones del momento y las memorias de los árboles genealógicos de ambos influirán en el Proyecto Sentido del bebé.

Influirán también las preguntas que se puede plantear la mamá desde la concepción del bebé hasta su alumbramiento: ¿Voy a poder proteger a mi bebé si está fuera de mi útero? ¿Seré yo capaz de darle un hogar? ¿Ayudará este bebé con su presencia fuera de mi vientre a que su padre pase más tiempo conmigo? ¿Por qué ha tardado tanto en nacer? ¿Quería yo realmente ser mamá?

 

Sanar las memorias uterinas

Todos tenemos un Proyecto Sentido que explica nuestra misión en la vida en función de lo que nuestra familia esperara de nosotros y por qué creemos nosotros que hemos venido al mundo. Por ejemplo, si mi mamá pasaba mucho tiempo sola porque mi papá trabajaba mucho, quizás yo creo que he venido al mundo a hacerle compañía a mi mamá, cuando ella realmente  estaba llamando la atención de su compañero. Esto me puede afectar en que me puedo convertir en una mujer que tiene dependencia emocional con su madre y que no me separo de ella. Me puede costar encontrar pareja, porque inconscientemente no quiero dejar sola a mi mamá. Y si, supongamos, a mis dos años de vida mi papá abandonó a mi mamá y se fue con otra mujer con la que fundó otra familia, inconscientemente mi mamá me rechazará porque no conseguí que mi papá se quedara en casa. La situación que se puede dar es que mi mamá y yo discutamos mucho y nos echemos cosas en cara, y al mismo tiempo estaré toda la vida buscando su aprobación para todo.

Todas estas memorias son inconscientes, pero las tenemos y nos afectan en todas las áreas de nuestra vida. Conocer nuestro Proyecto Sentido nos ayuda a conocernos y a entender a nuestros padres, partiendo siempre de la premisa de que siempre hicieron las cosas lo mejor que pudieron.

 

Bella imagen extraída de aquí

 

 

Sanar el Proyecto Sentido

Sabiendo cuál es mi Proyecto Sentido, puedo tomar conciencia de los miedos y bloqueos que tengo y puedo decidir si quiero o no mantenerlos. Trabajar el Proyecto Sentido supone una investigación profunda  en nuestras memorias y a las memorias de nuestro árbol genealógico, depurando y liberando historias que influyen a las personas implicadas. En otras palabras, sanar mi Proyecto Sentido me libera  a mí y también a mis padres, y si mis memorias afectan a otras personas de mi árbol, también los libera. 

El parto puede ser una experiencia traumática o poética, dependiendo de la conciencia que tengamos, de cómo hayamos vivido el embarazo y de los medios que pongamos para disfrutar de un parto en armonía con facilitadores preparados para ello, como son las doulas. Tomando presencia en mis emociones, poniendo cuidado en lo que me digo, viviendo de la manera más natural y auténtica mi embarazo y aceptando los pensamientos y momentos en los que me siento mejor  y peor, ayudaré a que el Proyecto Sentido de mi bebé sea lo menos negativo posible, sin culparme tampoco de las creencias perjudiciales que herede (porque nunca el Proyecto Sentido va a ser perfecto como queremos que sea, pero lo será porque traerá el programa específico que debemos trabajar en esta vida) y el parto puede convertirse si así lo deseo en un recuerdo poético.

Meditación: Conectar con mi Diosa

Te regalo una meditación sencillita para conectar con tu Diosa interior, ¿nos preparamos?

Como preludio, te comento que una meditación es un ritual, ya que buscamos algo con ella, desde estar centradas en nosotras como conectar con nuestra Diosa interior. Para completar este artículo te invito a que leas también este otro aquí en mi Blog, Pautas para un ritual.

Empezamos limpiando el ambiente con incienso o palo santo. Para conectar con la  Diosa, a mí me gustan olores como rosa, canela, jazmín o artemisa. Déjate llevar y elige el que más vibre contigo. El aroma dice mucho del carácter de tu Diosa.

Puedes trabajar con Diosas arquetípicas como Lakshmi, Iemanjá o Hécate, incluso con los Arquetipos Menstruales. Te propongo en esta ocasión que no uses referencias, deja que la Diosa se revele con su perfecta imagen.

Elige una música que te inspire, que te ayude a concentrarte y por supuesto que te guste. Si te gustan los mantras, tienes por ejemplo a Deva Premal, si prefieres que sólo sea instrumental, hay muchas listas de reproducción en diferentes plataformas musicales.

Enciende una vela del color que más te guste, siéntate cómodamente o túmbate, lo que te pida el cuerpo, toma una respiración profunda y ábrete a disfrutar.

 

 

1.- Toma una respiración profunda, llevando el aire desde tu nariz hasta el estómago. Retenlo un momento, para después expulsarlo lentamente por la boca. Repite esta acción tres veces.

2.- Sigue consciente de tu respiración, mientras vas permitiendo que el cuerpo se relaje. Toma conciencia del peso del mismo y recuerda que eres hija de la Madre Tierra, que tus raíces te unen a ella.

3.- Desde esas raíces toma la energía que la Madre Tierra te envía. Déjala que suba por tus piernas y que, poco a poco, vaya atravesando y activando tus chakras, uno a uno, empezando por el perineo, siguiendo por el Útero, a continuación el estómago, luego el corazón, la garganta, el tercer ojo y finalmente la corona de tu cabeza, por donde esa energía saldrá de tu cuerpo.

4.- Permítete acompañar a esa energía en su ascenso hacia esos planos sutiles de existencia donde reside la divinidad en su más inmensa plenitud. Observa y reconocerás  el espacio en el que te encuentras: un bosque, una playa, o un espacio especial para ti, como tu habitación, o la casa de tu infancia. Tu espacio sagrado tiene la forma y los colores que tú decidas que tengan.

5.- Siéntate cómodamente y llama a la Diosa, invítala a que te acompañe. Deja que llegue, y obsérvala. Fíjate bien, quizás su rostro es nuevo o ya lo conoces. Puede ser la Diosa arquetípica con la que trabajas, o una ancestra, o incluso puede que seas tú misma. No te sorprendas si fuera así, pues nuestra Diosa interior reside dentro de nosotras.

6.- Abrázala, tómala de las manos y escucha lo que ella te quiera decir. Pregúntale y ábrete a recibir sus respuestas, más allá de este bello ejercicio de meditación. Permanece en la compañía de la Diosa todo el tiempo que necesites.

7.- Una vez que vuestro encuentro llegue a su fin, despídete de ella como lo sientas y recibe de sus manos una bola de energía que llevarás contigo en tu camino de regreso.

8.- Empieza a descender por el mismo camino por el que llegaste acompañando a la energía de la Madre Tierra. Llega hasta tu corona y desciende por todo tu cuerpo, volviendo a encontrarte con la Madre Tierra. Entrégale a ella la bola de energía que te regaló la Diosa.

9.- Recibe de la Madre Tierra otra bola de energía un poco más pequeña, la cual portarás en tu camino de ascenso por tus raíces que dan entrada a tu cuerpo hasta que llegues a tu corazón, atravesando piernas, perineo, Útero y estómago. Siéntete enraizada y conectada con la energía divina.

10.- Coloca las manos en tu corazón, agradece la energía de la Diosa y de la Madre Tierra, agradécete  el haberte permitido conectar con tu parte divina y, cuando te sientas preparada, toma una respiración profunda, dibuja una sonrisa en tu rostro, abre los ojos y sé bienvenida.

 

Es posible que este tipo de meditación te dé hambre, si es así, no te prives. Tu única misión a partir de ahora es disfrutar y seguir los impulsos de tu corazón, que son los mismos que los de tu Diosa.

Mi Tarot Femenino III: Los Enamorados

En esta ocasión, nuestra tercera Arcana trae presencia masculina. Quizás nos extrañe por tanto que esté incluida, ¿pero no somos acaso femenino y masculino en constante dualidad en equilibrio?

Apreciamos un amorcillo, posiblemente Eros, situado enfrente del Sol, que señala con su flecha a un joven con semblante indeciso, el cual observa a su madre, situada a la izquierda. La señora parece indicarle con la mano una dirección, que conduce hacia la chica que sitúa a la derecha del joven, que parece señalar con una mano a la madre y con la otra se toca el vientre.

 

La decisión

Este Arcano habla de tomar decisiones, de la capacidad de ponerse a prueba para saber qué elección tomar. El joven debe elegir entre su madre, representante de la comodidad, la tranquilidad, la infancia, el pasado, la protección, la zona de confort, lo ya conocido, y la chica de la que está enamorado, que es el futuro, la madurez, el hacerse cargo y responsable de sí mismo, y con el tiempo, su paternidad.

Las dos mujeres representan dos momentos importantes en la vida del joven indeciso. Si lo trasladamos a nuestro presente, la madre nos muestra todo aquello de lo que venimos, donde nos sentimos seguras, mientras que la chica es lo que aún no hemos experimentado pero que en el fondo queremos. De no ser así, ella no habría aparecido, y no tendríamos por tanto ese dilema.

 

Los Enamorados en Mí

Veamos la carta como arquetipo para nuestra evolución en empoderamiento personal: la  Madre es nuestra Bruja, nuestra Anciana, que habla desde la Hechicera pues nos está invitando a liberarnos, a soltar todo lo que nos es caduco. No nos cierra la puerta, de hecho una mano apoya el hombro de quien tiene que tomar la decisión. Decidir no es renunciar sino priorizar.

La chica es nuestra Doncella, que nos abre la puerta a lo desconocido, a la acción, al emprender, mostrándonos que lo que hagamos dará sus frutos, por eso señala su vientre, augurando a la Madre que la emplazará con el tiempo. 

Todo es cíclico, todo vuelve. Esta decisión puede ser definitiva, pero esta encrucijada de la elección se nos repetirá una y otra vez mientras haya vida, mientras el Sol siga dando fe de ello.

                                                 Atrévete a elegir, ¡atrévete a ser cíclica!

Fibromas, quistes, miomas: la invasión de mi hogar

Nuestro Útero, nuestro espacio de creación y de poder. El hogar de la Diosa que somos. Llenamos nuestro espacio con nuestras historias, memorias, proyectos, hijos. Pero cuando ese hogar está invadido por bultos invasivos, la creación no tiene lugar, porque, literalmente, no tiene espacio para crecer.

 

El bebé psicológico

El fibroma, también llamado mioma, es un tumor benigno consistente en una conjunción de tejidos con tendencia a crecer. Metafóricamente, es como un embarazo, siendo esa masa creciente la representación  de un bebé. Podemos encontrar memorias de abortos o pérdidas de hijos ya nacidos por fallecimientos o adopciones. A su vez, puede tratarse de una negativa a tener hijos, bien por miedo al compromiso o por decisión propia no apoyada. 

Al aparecer el fibroma en la sede de la maternidad y de la sexualidad femenina, los asuntos que concierne son el hogar familiar y las relaciones de abusos y represiones que pude haber vivido. Sentí que no pude elegir, que no me lo permitieron. 

Sea como fuere, cargo un bebé psicológico en mi Útero, representante de aquello que estoy concibiendo y que, en el fondo, no lo he elegido.

 

 

El espacio de mis hij@s

La pérdida de un hij@, proyecto, sueño, idea, conlleva pena, y el crecimiento de la misma alimenta la masa del fibroma. Ese ente formado por tejidos innecesarios ocupa el espacio que tengo para crear mis propios hijos-ideas.  La primera acción que se debe llevar a cabo es liberarse de la pena, del pesar acumulado desde la aparición del bulto. Elegimos cambiar la pena por la felicidad, la cual nos ayudará a limpiar nuestro Útero y todas las memorias dolorosas y de represión que encontremos en él. No hacer lo que pensamos que esperan de nosotras puede llevarnos a pensar que vamos a decepcionar a quienes han puesto expectativas en nosotras. Creemos que cargar con el bebé psicológico nos hace ser mejores personas a ojos de los demás, pero lo único que conseguimos es machacarnos con la creencia de que no merecemos la felicidad porque no somos buenas personas.

Me libero de la carga que supone ocupar mi Útero con la representación de lo que no me permito, y al gestar mis propios hijos-ideas me siento más ligera a medida que hago crecer la felicidad y la plenitud en mí.

Como yo (me) amo

El amor es el tema principal sobre el que hablan los libros. No hay película que no tenga una trama romántica, y cuántas canciones narran cómo y cuánto se puede amar, llegando a límites en los que se declara que, sin ti, no soy nada. El amor es bueno cuando duele, porque el dolor es sentimiento. No puedo vivir sin ti, no me dejes de querer, tú eres la razón de mi existir, y un sinfín de versos que se reproducen en las innumerables playlists de amor romántico para San Valentín. En otras palabras, nos están diciendo que el amor hace daño y que él da sentido a nuestra vida, pero cuando viene de otra persona. Porque el mensaje no es yo soy la razón de mi existir, no me dejo de querer, o sin mí no soy nada. ¿No existimos entonces si otro no nos da valor con el regalo de su amor?

No te quiero, Te Amo

Porque querer es poseer. Quiero un helado, quiero ese vestido, quiero a esa persona (para mí). Amo porque manifiesto la acción de amar, de conectarme con esa energía que despierta lo más sublime, lo más luminoso de mí, y te amo porque veo esa belleza en ti, porque, me irradias tu esencia divina. No puedo ver en los demás lo que no tengo yo misma, por lo que si veo ese amor bello en ti es porque yo también lo tengo. En otras palabras, no puedo amar a otra persona si yo no me amo.

 

 

El Amor es bueno cuando No duele

El Amor no es sufrimiento, es acompañamiento. El amor no duele, sino que conecta con las emociones. Si duele, no es amor. Si siento tristeza, rabia,  o alguna emoción a la que le ponga un significado negativo, tendré qué observar qué pasa con ese amor, por qué lo siento así, pero date cuenta de que dolor no es sinónimo de tristeza. No quiero decir que cuando se ama siempre se esté de buen humor, porque amar es algo más grande, es una forma de vida.

Amor y enamoramiento

No es lo mismo amar que estar enamorada, porque el amor perdura, mientras que es el enamoramiento lo que dicen que dura un tiempo limitado. El enamoramiento es el primer éxtasis que puede conducir al amor, y como éste es energía  en evolución, amaremos de diferentes maneras con el paso del tiempo tras pasar la etapa de enamoramiento. El enamoramiento supone un desgaste personal grande, porque despierta emociones extremas como la euforia, las cuales no estamos preparados para soportar, como ocurre con la tristeza profunda, por ello el enamoramiento en éxtasis se calma y da lugar a otra fase del amor. Es en este  punto cuando podemos confundir el fin de la euforia amorosa con el fin del amor hacia esa persona, porque quizás estamos abandonando un sentimiento que no ha hecho sino evolucionar.

 

 

Como yo (me) amo

Te Amo, porque Me Amo. No me enamoro de tus defectos, sino de tus luces y tus sombras, y de tu capacidad de iluminar mis partes más oscuras. Como el Sol se enamora de la Luna, eres mi complemento, no mi mitad. No voy detrás de ti sino a tu lado, contigo. No das sentido a mi vida, simplemente la haces más bella, y yo en este momento estoy dispuesta y preparada para aceptar ese regalo de luz que me ofreces. Te amo porque me ves, y porque yo también me veo. Porque me reconoces y me honras, y yo en este amor que sentimos también me reconozco y me honro. Y te devuelvo los dones que estás regalando: te veo, te reconozco, te honro. Y así será hasta que ambos lo decidamos, porque esto es un acuerdo mutuo, porque compartimos el sentimiento más sublime y nos responsabilizamos de cuidarlo, y el día que no podamos o no queramos continuar cuidando esta semilla florecida, nos agradeceremos todo el tiempo disfrutado en conjunto en el que decidimos que viviríamos ese amor que no pretendíamos que fuese para siempre pero sí puro, sincero y consciente.

 

Burning Times- Elaine Silver

La canción Burning Times (Tiempos de quema) habla de la época en la que las Mujeres sabias se reunían en covens, aquelarres, para honrar a la Diosa. Sanadoras  y maestras de la Tierra, fueron perseguidas y quemadas en masa cuando la religión patriarcal alcanzó el poder y se impuso mediante la dominación del pueblo. Las voces de las nueve millones de Mujeres que murieron en esa caza de Brujas aún se escuchan en las herederas de las supervivientes, y el homenaje a la Diosa y sus múltiples nombres se canta en uno de los mantras wiccanos más populares, donde se recoge el nombre de diferentes manifestaciones de la Diosa en diferentes culturas y tradiciones del mundo:

                               Isis, Astarte, Diana, Hécate, Deméter, Kali, Inanna.

Te dejo el link para que puedas escuchar Burning Times y  también la letra en versión original y su traducción al español.

https://www.youtube.com/watch?v=YG7KmjfMQIw

BURNING TIMES- TIEMPOS DE QUEMA

In the cold of the evening, they used to gather
Solían reunirse en el frío de la noche 
neath the stars in the meadow, circled near the old oak tree.
en el prado,bajo las estrellas, formaban un círculo cerca del viejo roble. 
At the times appointed by the seasons
A las horas señaladas por las estaciones. 
of the Earth and the phases of the moon.
de la Tierra y las fases de la luna.

In the center, often stood a woman,
Solía destacar una Mujer en el centro, 
equal with the others, respected for her worth.
igual que las otras, respetada por su valor. 
One of the many.. we call the witches,
Una de las tantas llamadas brujas, 
the healers, the teachers, of the wisdom of the Earth.
las sanadoras, maestras, de la sabiduría de la Tierra.

And the people grew in the knowledge she gave them,
Y la gente creció en el conocimiento que ellas les daban, 
herbs to heal their bodies, smells to make their spirits whole.
hierbas para sanar sus cuerpos, olores que llenaban a sus espíritus.
Hear them chanting healing incantations,
Las escuchaban cantar conjuros curativos, 
calling for the wise ones, celebrating in dance and song.
llamando a las sabias, celebrando con danzas y cantos.  

Isis, Astarte, Diana, Hecate, Demeter, Kali, Inanna.

There were those that came to power, through domination.
Llegaron aquellos que alcanzaron el poder mediante la dominación.
They were bonded in their worship of a dead man on a cross.
Unidos en su adorción a un hombre muerto en una cruz.
They sought control of the common people,
Buscaron el control de la gente común,
by demanding allegiance to the Church of Rome.
Exigiendo lealtad a la Iglesia de Roma.

And the Pope, he commenced the inquisition,
Y el Papa comenzó la inquisición,
as a war against the women, whose powers they feared.
como una guerra en contra de las mujeres, cuyos poderes temían.
In this holocaust, in this age of evil,
En ese holocausto, en esta era del mal
nine million European women, they died.
murieron nueve millones de Mujeres europeas.
And the tale is told, of those who by the hundreds,
Y se cuenta la historia de las que por centenares, 
holding hands together, chose their deaths in the sea.
tomadas de la mano, eligieron su muerte en el mar.

While chanting the praises of the Mother Goddess,
Mientras cantaban las alabanzas a la Diosa Madre,
a refusal of betrayal, women were dying to be free.
una negativa a la traición, las mujeres morían por ser libres.

Isis, Astarte, Diana, Hecate, Demeter, Kali, Inanna.

Now the Earth is a witch, and we still burn her
Ahora la Tierra es una Bruja y todavía la seguimos quemando
stripping her down with mining, and the poison of our wars.
desnudándola con la explotación y  el veneno de nuestras guerras.
Still to us, the Earth is a healer, a teacher, and a mother.
Aún para nosotros la Tierra es sanadora, maestra y madre.
A weaver of a web of light, that keeps us all alive.
Tejedora de una red de luz, que nos mantiene vivos.
She gives us the vision to see through the chaos.
Nos da la visión para ver a través del caos.
She gives us the courage, it is our will to survive.
Nos da el valor, nuestra voluntad de sobrevivir.

Isis, Astarte, Diana, Hecate, Demeter, Kali, Inanna

Femenino y Masculino en el Tarot

Profundizamos un poco más en el tema de nuestro Sagrado Femenino y Masculino tras este post. En este caso, vamos a estudiarlos mediante los arquetipos del Tarot, cuyas cartas se llaman Arcanos. En este oráculo, nos encontramos con la diferencia del principio masculino en El Mago y el principio femenino en La Papisa. El Mago es la voluntad, la inteligencia, el primer creador, mientras que La Papisa es la inteligencia del conocimiento, la sabiduría, la experiencia de vida. El Mago es activo, la Papisa es pasiva. Ambos principios conviven y se alternan a lo largo de toda la baraja.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El Sagrado Femenino se representa en el Tarot como La Luna y el Sagrado Masculino como El Sol.

Lo que vemos es la presencia de ambos integrada en arquetipos femeninos y masculinos, rescatando la idea de que somos seres energéticamente andróginos. Vamor a verlo con estos y más Arcanos:

El principio femenino se representa en La Luna, satélite que en nuestra comunidad de empoderamiento menstrual conocemos muy bien. La Luna es madre nocturna, pasiva, acoge desde su distancia e influye en las personas, animales, mareas, cosechas. Recordemos que se trata de un satélite frío, no aporta la calidez con la que puede trabajar El Sol, pero también por ello se complementan.  La Luna tiene una cara visible, la Llena, que es la relacionada con la plenitud, la abundancia y la creación. El Arcano que representa esta faceta de La Luna, es El Papa, hombre sabio, experto, que comparte su conocimiento, que alienta y aconseja, pero siempre desde un púlpito, no hay contacto. Es una referencia, pero su accesiblidad es limitada. La cara oculta de La Luna, la Nueva, se representa con el Arcano de La Papisa, cuyo conocimiento guarda para sí misma. Lee, relfexiona y aprende, siempre en solitario.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El principio masculino se representa en El Sol, el portador de la luz del mundo, siendo La Luna la imagen de la luz interior. El Sol es padre, acoge desde el calor y su fuerte presencia denota su autoridad. Es alegría y vitalidad. El Sol tiene una etapa más ardiente, que puede ser tanto en verano como las horas donde más brilla a lo largo del año. El Arcano que lo representa es El Emperador, la estabilidad, la solidez, la firmeza y autoconfianza. Es el don de mando hacia los demás y hacia un@ mism@. El Sol más tibio del invierno o las horas donde calienta menos pertenecen al Arcano de La Emperatriz, cuya presencia más sutil no significa que sea más débil, porque su ausencia se haría notar. Es la presencia constante de ese Sol que no abrasa el que permite que crezcan las cosechas, y el que nos deja seguir viendo cuando se acaba el auge de luz que nos deslumbra.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Vemos que las caras visibles de La Luna y El Sol son masculinas y las ocultas femeninas. El Tarot es patriarcal, y eso de a poco lo iremos modificando. Pero os tengo una buena noticia al respecto: tenemos un Arcano que es andrógino, y que fusiona ambos principios en ambas caras:

 

El Diablo.

El Diablo representa ese diálogo interno en el que tomamos decisiones fuertes, en las que asumimos riesgos. Es el juicio interno, donde nos planteamos nuestros principios, en la que descubrimos nuestra sombra y nuestras manchas, en la que nos encontramos con los instintos básicos y en la que se mueven nuestros conceptos del ser, del femenino, del masculino. Es en esencia nuestro chakra 1, nuestra sexualidad sagrada ya fusionada. Nuestros conceptos del bien y del mal se mueven ahí, lo que no nos atrevemos o nos permitimos hacer y decir están ahí, y no hay más testigos que nosotros mismos. Es ese quiero, ese deseo, y no puedo, porque la única jueza, el único juez, soy yo.

¿Qué pasaría si te atrevieras a conectar más con ese Diablo andrógino, qué te permitirías o atreverías a hacer?

 

 

La Diosa Incomprendida

Seguro que has escuchado hablar de nuestras luces y nuestras sombras, normalmente entendido como nuestra parte bonita y aquella que no nos gusta. También las luces pueden representar las cosas que son visibles o de las que tenemos conciencia y las sombras aquellas que desconocemos y que habitan en el inconsciente. Incluso las que, aún sabiendo que existen, no queremos ver. Cuando trabajamos con meditación para aprender a abrazar nuestra sombra, lo que hacemos es enfrentarnos a ella y aceptarla.

 

Polaridades del mismo concepto

Todo tiene sus luces y sus sombras, las cuales se complementan y necesitan para existir, para ser. Como dicta El Kybalión, como es arriba es abajo, como es abajo es arriba. Arriba y abajo es como luz y sombra, polaridades del mismo concepto que definen un estado concreto del mismo.

Entendemos la sombra porque conocemos la luz y viceversa.

 

La Luna también utiliza este principio de correspondencia: como es Creciente, es Menguante. Y como es Llena, es Nueva. Creciente y Llena son las fases de luz, mientras que Menguante y Nueva son las fases de sombra. Fíjate sino en sus arquetipos: Doncella y Madre frente a Hechicera y Bruja. Mientras sigues leyendo el post te lanzo una pregunta para que la vayas rumiando: ¿cuál de las dos parejas tiene mejor aceptación socialmente y en el inconsciente colectivo?

 

 

Las dos fases de luz lunares corresponden al proceso previo y auge de la ovulación. Son las fases en las que estamos más alegres, con más ganas de salir, activas, mientras que las fases de sombra se corresponden con el proceso menstrual. ¿Cuántas veces no te habrán dicho cuando estás de mal humor que seguro que te está por bajar la regla? Y es que esas fases son más privadas, más íntimas, más nuestras. Es cierto que se nos apaga un poco el humor, porque el proceso de soltar que vivimos por dentro es muy intenso.

 

Sí amiga, la Diosa que eres también se cabrea

Las fases de sombra u oscuras, las de transformación y revelación, son las más poderosas para nosotras a nivel interno y al mismo tiempo las menos aceptadas por la sociedad. Podemos verlo de muchas maneras, como la idea inconsciente de que cuando la Mujer se encuentra  a sí misma y reconoce su poder en las fases oscuras de renovación, alquimia e intuición, el sistema patriarcal tiembla porque espera de nosotras Doncellas y Madres que cada vez se parecen menos a nuestros arquetipos de luz, mientras que la Diosa en sus fases de noche es tachada de peligrosa porque invoca las energías del Mal, es decir, se mira a Sí Misma y no al hombre, al que baja del pedestal falocéntrico en el que lo había situado para colocarse ella con su Útero Sagrado. ¿Sabes qué conclusión saco yo de todo esto? Diosa Incomprendida, Diosa Empoderada.

 

Las mujeres son como las obras de arte modernas. Si tratas de entenderlas, no podrás disfrutarlas. Freddie Mercury. Lo siento Freddie, no has acertado ni con unas ni con otras.