La Hechicera

Dedico la primera Luna Menguante del blog al arquetipo de La Hechicera, también llamada La Chamana. Aunque ya realicé una pequeña introducción sobre este arquetipo, en esta ocasión quiero dedicarle una entrada en exclusiva.

 

¿Quien es La Hechicera?

La Hechicera se corresponde con la alquimia interior y la intuición. Tras el periodo de amor pleno y generosidad que supone la ovulación,  el Útero se vuelca en activar las energías internas. 

La Hechicera se relaciona con la expresión del inconsciente, en el que los sueños se manifiestan y se alcanza la luz en aquellos aspectos propios que las fases previas estaban oscuras al estar nuestra atención enfocada hacia fuera de nosotras. Es una fase ideal para trabajar con mancias, para meditar y para descansar. 

La Hechicera es activa, se preocupa por renovar todo aquéllo que empieza a serle obsoleto para dar lugar a cosas nuevas. Para ello, desciende hacia su  lado oscuro, cuidando el vínculo entre su luz y su sombra.

 

En cuanto a la sexualidad, la Hechicera es erótica, fogosa, ardiente. No se esconde ni se frena, es una vampiresa. Las relaciones íntimas con ella son pasionales. Es también un momento ideal para conectar con la energía sexual de manera más mística, quizás mediante el tantra. 

La  Hechicera se manifiesta durante la fase premenstrual. En un ciclo menstrual regular, sería desde el vigésimo segundo día hasta el vigésimo octavo, cuando empezaría la menstruación. 

Es una fase atrayente en la que nos volcamos en nosotras mismas, empezando a preparar la limpieza física y emocional que nos liberará y nos conectará con el desapego. Es muy fácil quedarse enganchada en La Hechicera, por una resistencia inconsciente a soltar lo que ya no nos sirve y por el poder y magnetismo personal que nos transfiere.

La estación ligada a La Hechicera es el otoño, relacionada con el fin del esplendor del verano e inicio del recogimiento. Su color es el violeta y las fiestas wiccanas son Mabon y Samhain.

Si te gusta meditar con diosas, para conectar con La Hechicera puedes elegir a la que para ti la represente. Algunas de ellas son Kali, diosa hindú de la muerte y la destrucción pero también de la regeneración, cuyo nombre significa en sánscrito «Mujer Negra», y Lilith, diosa mesopotámica relacionada con la tentación erótica desde el lado maligno y la rebeldía. Ambas diosas son mujeres incomprendidas y maltratadas  por el patriarcado, como lo es la deidad que traigo en esta ocasión de los cultos de los Orixás (Batuque, Candomblé y Santería, entre otros): Pombagira. Mujer ardiente, libre, deslenguada, independiente, sensual, asociada a la noche, al alcohol, el juego y el dinero. Mal tachada de prostituta, rige los caminos, el devenir y regula el karma.

 

Pombagira, Mujer Sensual y Alquímica. Imagen extraída de Google Images

Y tú, ¿reconoces a tu Hechicera? ¿Cómo la vives? ¿Qué diosa o diosas te gustan para este arquetipo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *