La Doncella

Inauguro la primera Luna Creciente del blog presentando al arquetipo de la Doncella. Aunque ya realicé una pequeña introducción sobre este arquetipo, en esta ocasión quiero dedicarle una entrada en exclusiva.

¿Quién es la Doncella?

La Doncella, también llamada la Virgen o la Guerrera, se corresponde con el despertar. Tras el periodo de descanso y liberación que supone la menstruación,  de oscuridad introspectiva y final de ciclo, la energía del Útero vuelve a la luz con las pilas recargadas. 

Durante la fase de la menstruación se vive un proceso de destrucción y muerte, la sangre elimina y arrastra todo aquello de lo que elegimos o necesitamos liberarnos. La Doncella supone una regeneración, un renacimiento. Se recupera el dinamismo, el cuerpo se siente más ligero y dispuesto a iniciar proyectos. Se facilita la sociabilidad y la comunicación, aunque será momento de expresar más que de escuchar.

Es la fase más masculina, con energía yang dada esa energía de movimiento, de ahí que también se la llame Guerrera.

 

En cuanto a la sexualidad, se asocia con la novedad, por ello es Virgen, y a su vez la juventud hace que desee relaciones juguetonas, intensas y apasionadas. La primera relación íntima que la Doncella mantenga con su pareja después de la menstruación servirá para renovar el vínculo que les una.

 

 

La Doncella se manifiesta durante la fase preovulatoria. En un ciclo menstrual regular, sería desde el séptimo día hasta el decimo tercero aproximadamente.

La estación ligada a la Doncella es la primavera, relacionada con el renacer después del frío y la oscuridad del invierno. Su color es el naranja y las fiestas wiccanas son Ostara y Beltane.

Si te gusta meditar con diosas, para conectar con la Doncella puedes elegir a la que para ti la represente. Algunas de ellas son Artemisa, diosa griega de la caza y la luna, y Brigit, diosa celta de la inspiración entre otras facetas y principio femenino en su tradición. A mí me gusta meditar con los Orixás, deidades de tradición africana con culto en diferentes religiones americanas como el Batuque, el Candomblé o la Santería, y para mí la Orixá que se identifica con la Doncella (más bien con la Guerrera) es Iansá, también llamada Oiá. Mujer de fuego, luchadora, atlética, agresiva. Es el amor pasional.  Temperamental, rige los vientos y la lluvia.  Su paso deja cambios, renovación y renacer.

 

Iansã é uma Mulher Guerreira, Iansã é uma Mulher Guerra. Eparrei!!
Iansã, Mujer Guerrera. Imagen extraída de Google Images

 

Y tú, ¿reconoces a tu Doncella? ¿Cómo la vives? ¿Qué diosa o diosas te gustan para este arquetipo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *