Pautas para un ritual

La conexión con la energía nos hace, en algún momento, realizar rituales. No importa si los seguimos de un manual, de un artículo de un blog o lo creamos nosotras mismas. Tampoco importa la ocasión, puede ser una iniciación, una ofrenda, un círculo de mujeres o una meditación. Lo que te presento hoy son una serie de pautas muy sencillas que para mí son fundamentales a la hora de realizar un ritual. ¿Las quieres conocer?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

1.- ¿Tienes claro qué quieres consagrar?

Lo primero es saber qué estás ritualizando: una meditación para conectar con la Diosa (una Womb Blessing por ejemplo), un Rito de Paso, una fiesta wiccana, para lo cual es importante conocer los elementos de la estación que quieres venerar o la luna (para más información, busca los Sabbats y Esbats wiccanos). También si hay entidades o dioses, o ancestros incluso a los que quieres venerar o reconocer, y qué objetivo buscas con el ritual. Será importante para que sepas con qué elementos debes contar.

2.- Elige el espacio

Hay rituales que se ofrecen hacer al aire libre, pero es importante elegir el momento y el lugar. Por ejemplo, un Rito 13º del Útero Munay-ki queda precioso en la playa, incluso dentro del agua mojándonos hasta el vientre, pero en invierno sería una locura. Igual que una iniciación en Umbanda o Candomblé normalmente se practica dentro del Terreiro, el templo que acoge estos cultos. Elige tu espacio y sacralízalo.

3.- El altar

Todo ritual tiene un altar. ¿Sabes por qué? Porque es el lugar donde colocamos los elementos que representan la energía que estamos invocando. Un altar pagano tendrá representados a los cuatro elementos de la naturaleza: aire con incienso, agua con una copa de agua, fuego con la vela y tierra con una piedra, un ejemplo sencillo y básico. Si dedicas el ritual a una entidad, pon una imagen suya, si lo dedicas a una estación, puedes poner hojas  y flores propias de ese tiempo, o una ofrenda con frutas. Puedes combinar dos energías afines que tú las sientas así, aunque a veces es bueno conocer qué dice la tradición al respecto. Por ejemplo, considero una buena idea hacer un ritual para la abundacia y colocar elementos dorados, a Lakshmi y Oxum juntas y frutas de verano, pero no pondría a compartir espacio a Ogum y Xangô en un altar de Umbanda o al Rey Roble y el Rey Acebo en la fiesta wiccana de Yule.

4.-Concentración y silencio

Parece evidente, ¿verdad? ¡Pues a veces no lo es! No te imaginas la cantidad de veces que, al terminar una meditación, lo primero que hace la persona es continuar una conversación justo en el mismo punto donde la dejó antes de empezar a meditar. En ese caso no ha habido ni concentración ni silencio, porque la voz interior se ha pasado todo el tiempo recordándole a la persona el tema que dejó a medias en su conversación. Es también muy importante mantener silencio y concentrarse durante el ritual. Que sí, que también he visto casos de esos.

5.- Abre el ritual expresando la intención

Tanto si estoy sola como en grupo, es importante declarar cuál es la intención del ritual que estamos haciendo, aunque sea evidente. Puedo convocar una meditación tan conocida como la nombrada antes Worlwide Womb Blessing, la Bendición Mundial de Útero, y aunque las asistentes a mi convocatoria sean expertas, mi deber es expresar de viva voz qué vamos a hacer y para qué. Con respecto a la importancia de la voz en el ritual, la autora Harwe Tuileva habla sobre este tema en un libro recomendadísimo, Un viaje de trece lunas.

6.-Explica el ritual

Junto con la explicación de la intención, explico en qué va a consistir el ritual y, en el caso de que haya más gente y éstos deban hacer algo, los avisaré con tiempo, primero por la comodidad y tranquilidad de todos los asistentes, y después para que todo fluya lo mejor posible. Además, si alguien hace algo sin entender, el ritual pierde fuerza.

7.- Cierra el trabajo

Tanto en procesos terapeúticos como en rituales, todo trabajo que se abre debe ser cerrado. No dejamos el ciclo abierto, aunque el trabajo sea largo como puede ser en terapia. En un ritual es más fácil, normalmente se abren y se cierran el mismo día (hay excepciones, como los rituales de Candomblé o Batuque, que duran varios días, pero también se cierran).  Abrimos con una intención, y cuando cerramos agradecemos por todo lo sucedido durante el ritual, incluso lo que no nos haya gustado, porque todo sucede por algo, por aprendizaje o porque tenía que ser así por el motivo que fuera.

¿Tienes algo que quieras ritualizar? Sólo siéntelo, conecta con esa idea, prepara tu ritual, sigue estos sencillos pasos, y sobre todo, ¡disfrútalo!

Imagen extraída de aquí

 

 

Meditación: Conectar con mi Diosa

Te regalo una meditación sencillita para conectar con tu Diosa interior, ¿nos preparamos?

Como preludio, te comento que una meditación es un ritual, ya que buscamos algo con ella, desde estar centradas en nosotras como conectar con nuestra Diosa interior. Para completar este artículo te invito a que leas también este otro aquí en mi Blog, Pautas para un ritual.

Empezamos limpiando el ambiente con incienso o palo santo. Para conectar con la  Diosa, a mí me gustan olores como rosa, canela, jazmín o artemisa. Déjate llevar y elige el que más vibre contigo. El aroma dice mucho del carácter de tu Diosa.

Puedes trabajar con Diosas arquetípicas como Lakshmi, Iemanjá o Hécate, incluso con los Arquetipos Menstruales. Te propongo en esta ocasión que no uses referencias, deja que la Diosa se revele con su perfecta imagen.

Elige una música que te inspire, que te ayude a concentrarte y por supuesto que te guste. Si te gustan los mantras, tienes por ejemplo a Deva Premal, si prefieres que sólo sea instrumental, hay muchas listas de reproducción en diferentes plataformas musicales.

Enciende una vela del color que más te guste, siéntate cómodamente o túmbate, lo que te pida el cuerpo, toma una respiración profunda y ábrete a disfrutar.

 

 

1.- Toma una respiración profunda, llevando el aire desde tu nariz hasta el estómago. Retenlo un momento, para después expulsarlo lentamente por la boca. Repite esta acción tres veces.

2.- Sigue consciente de tu respiración, mientras vas permitiendo que el cuerpo se relaje. Toma conciencia del peso del mismo y recuerda que eres hija de la Madre Tierra, que tus raíces te unen a ella.

3.- Desde esas raíces toma la energía que la Madre Tierra te envía. Déjala que suba por tus piernas y que, poco a poco, vaya atravesando y activando tus chakras, uno a uno, empezando por el perineo, siguiendo por el Útero, a continuación el estómago, luego el corazón, la garganta, el tercer ojo y finalmente la corona de tu cabeza, por donde esa energía saldrá de tu cuerpo.

4.- Permítete acompañar a esa energía en su ascenso hacia esos planos sutiles de existencia donde reside la divinidad en su más inmensa plenitud. Observa y reconocerás  el espacio en el que te encuentras: un bosque, una playa, o un espacio especial para ti, como tu habitación, o la casa de tu infancia. Tu espacio sagrado tiene la forma y los colores que tú decidas que tengan.

5.- Siéntate cómodamente y llama a la Diosa, invítala a que te acompañe. Deja que llegue, y obsérvala. Fíjate bien, quizás su rostro es nuevo o ya lo conoces. Puede ser la Diosa arquetípica con la que trabajas, o una ancestra, o incluso puede que seas tú misma. No te sorprendas si fuera así, pues nuestra Diosa interior reside dentro de nosotras.

6.- Abrázala, tómala de las manos y escucha lo que ella te quiera decir. Pregúntale y ábrete a recibir sus respuestas, más allá de este bello ejercicio de meditación. Permanece en la compañía de la Diosa todo el tiempo que necesites.

7.- Una vez que vuestro encuentro llegue a su fin, despídete de ella como lo sientas y recibe de sus manos una bola de energía que llevarás contigo en tu camino de regreso.

8.- Empieza a descender por el mismo camino por el que llegaste acompañando a la energía de la Madre Tierra. Llega hasta tu corona y desciende por todo tu cuerpo, volviendo a encontrarte con la Madre Tierra. Entrégale a ella la bola de energía que te regaló la Diosa.

9.- Recibe de la Madre Tierra otra bola de energía un poco más pequeña, la cual portarás en tu camino de ascenso por tus raíces que dan entrada a tu cuerpo hasta que llegues a tu corazón, atravesando piernas, perineo, Útero y estómago. Siéntete enraizada y conectada con la energía divina.

10.- Coloca las manos en tu corazón, agradece la energía de la Diosa y de la Madre Tierra, agradécete  el haberte permitido conectar con tu parte divina y, cuando te sientas preparada, toma una respiración profunda, dibuja una sonrisa en tu rostro, abre los ojos y sé bienvenida.

 

Es posible que este tipo de meditación te dé hambre, si es así, no te prives. Tu única misión a partir de ahora es disfrutar y seguir los impulsos de tu corazón, que son los mismos que los de tu Diosa.

La Lectura Astrológica

Una de las lecturas más completas que se puede realizar con el Tarot es la Lectura Astrológica. En ella, estudiaremos tus Doce Casas Astrológicas, lo que cada una de ellas  te muestra según tu fecha de nacimiento. A través de ella, podrás conocer diferentes aspectos y patrones que traes marcados tales como personalidad, hogar, recursos materiales, salud, vocación o espiritualidad, entre muchas otras cosas.

Será importante conocer tu nombre completo y tu fecha de nacimiento, porque todo ello nos ayudará a personalizar y conocer más detalles de tu lectura.

Cada Casa pertenece a cada uno de los doce signos del Zodiaco, siendo la Casa la que coincida con tu signo casi la más relevante. Por ejemplo, si eres Géminis tu Casa será la número Tres, la de la comunicación, los viajes y desplazamientos, y tu planeta Mercurio, por lo que cuando analicemos esa Casa en ti lo haremos con la conciencia de que lo que leamos será lo que tengas más presente o más te afecte.

 

 

¿Cuántas veces puedo solicitar una Lectura Astrológica?

La Lectura Astrológica, para mí, sólo se realiza una vez para una persona, puesto que el panorama no cambia, no se trata de evolución constante como las preguntas cotidianas que podemos realizarle al Tarot, sino que las tendencias y patrones que nos muestre esta Lectura son puntos de partida, los cuales podemos aceptar o adaptar según nuestro propio devenir.

 

Lectura Astrológica y Astrología

Me gustaría especificar que no soy astróloga, no levanto la Carta Astral. Mientras que ésta última, la cual debe ser realizada por un@ astrólog@, se basa en el estudio exclusivo del mapa del cielo en el momento en el que naciste, dándote muchos detalles, tendencias, patrones y predicciones, la Lectura Astrológica, aún tomando principios de la Astrología, se basa en el conocimiento del Tarot, e incluye las bases astrológicas a los Arcanos Mayores y Menores, a sus pautas y sus significados. No creo que una lectura sea mejor que otra, más bien considero por experiencia que ponerte en manos de un@ profesional para que te levante la Carta Astral y por otro lado que un@ Tarotista te realice la Lectura Astrológica puede ser muy enriquecedor y complementario. Lo bueno de la  Carta Astral es que te llevarás tu lectura registrada (te la darán en mano o te la enviarán por email, dependiendo del astrólog@). En mi caso, también te facilitaré la lectura registrada con la posición de las cartas, para que puedas volver a revisarla cuando lo desees.

Si te decides a realizar tu Lectura Astrológica, dispón de tiempo para estar tranquila, y si decides realizarla online prepara un cojín para tu silla y un té o café reconfortante, porque es una lectura larga, la media puede ser de tres horas.

¿Qué te parecería realizarte este regalo?

 

El hombre más poderoso es el que es dueño de sí mismo.Séneca